miércoles, 4 de noviembre de 2009

Por la promoción y difusión de la literatura en Xochimilco

El 19 de marzo de 2009, en el café Aves de Paso, en Guadalupe Ramírez, cerca de una famosa vinatería, en una mesa que daba a la calle, sin adornos, sin pompa, sin alardes y sin dinero, nació el colectivo Trajín. Amantes de la literatura lo formaron y suscribieron un manifiesto que exponía los antecedentes y los propósitos del grupo.
   Estos amantes de las letras sospecharon que además de canales, chinampas, un montón de casas, muchos vehículos y una muchedumbre anónima, había oficiantes de todas las artes, profesionales de todas las materias, lectores, narradores y poetas. Estaban ahí (están ahí), confundidos con los otros, bien formados o como noveles promesas, son sólo simpatizantes o se han convertido en candidatos a publicar libros interesantes y recibir reconocimientos. La idea era identificarlos, reconocerlos, encontrarlos entre los más de medio millón de habitantes que pueblan Xochimilco. Decidieron hallarlos para compartir y departir sus afinidades, gustos, prácticas y aspiraciones alrededor de la literatura. Por ese motivo optaron por la acción, por mover no sólo la pluma y las teclas. Entendieron que si se hallaban y se unían, podrían fortalecerse y tener más y mejores resultados en lo que se propusieran, echándole montón, haciendo bolita, trabajando en grupo, colectivamente. Con la solidaridad y solidez del equipo, con su empuje, el intercambio de ideas y propuestas, las manos, el talento, la inteligencia y la creatividad de sus similares, podrían mover montañas.
   Fue así que decidieron darle al trajín, al movimiento, a la acción, haciendo de esta palabra su sello, porque quienes han alcanzado grandes objetivos los han conseguido porque han hecho de su vida un trajín permanente y constante. Trajín es acción, es moverse, trasladarse, desplazarse, mudarse, correr, agitarse, menearse, revolverse, hurgar, zarandearse, apartarse, activarse, impulsarse, acelerarse, agilizarse, apresurarse, caminar, andar, circular, marchar, afanarse, ajetrearse y –ciertamente– cansarse. Andar en el trajín es andar en movimiento permanente, el trajín es la talacha, el trabajo, la ocupación, el quehacer, la labor, la tarea, la faena, la operación, el esfuerzo, la carga, el tormento, la pena, la batalla y la lucha. Además del trajín de la vida, quienes lo conformaron vivían su propio trajín: una complicada relación amorosa con la literatura, salpicada, como todas las relaciones, de pleitos, desplantes, reproches, abandonos y perdones, de alegrías y tristezas, de enojos y reconciliaciones. Leían, pensaban, hablaban, vivían y escribían.
   La palabra trajín le dio nombre al grupo. Una palabra, como se dijo, de acción, acción para escribir y escribir, bien y mejor, de manera creativa y propositiva, en libertad, sin restricciones, sin barreras temáticas, técnicas o ideológicas; acción para promover la literatura en este hermoso rincón del mundo, en esta sementera de letras, de palabras e ideas.
   Quienes participan en el trajín, los trajineros o los trajines, han puesto manos a la obra, entre andamios, tabiques y mezclas, pegando palabras, erigiendo paredes de retórica, levantando castillos con ideas y emociones, haciendo caminos de imágenes literarias.
   Pero además buscan amigos, colegas, pares, que tengan los mismos delirios y abran con sus textos renglones entre los canales, cosechen figuras poéticas entre las flores y palabras entre el agua tinta que alimenta sus plumas. Y los buscan para hermanarse con ellos promoviendo y difundiendo su obra.
   Los trajines entienden la escritura como una acción dinámica, creativa, que debe producir excelentes obras, tanto en contenido y forma como en innovación y originalidad, con energía, dedicación, constancia y trabajo.
   Asimismo, consideran que hay que aprovechar todos los espacios habidos y por haber para la difusión, discusión y promoción de la literatura en Xochimilco.
   Los trajines desean compartir sus ideas, sus creaciones, ser escuchados, aquí y más allá de estas fronteras, que sus palabras se lean y se conozcan, que la tinta encuentre al libro.
   Los trajines buscan reunir a los escritores nativos de Xochimilco, residentes o no de esta zona, así como a quienes han decidido vivir en este bello y maltratado territorio.
   Los trajines gestionan alternativas de publicación. Han empezado con una revista mensual, modesta en su elaboración, pero con mucha calidad en sus contenidos.
   Los trajines estiman que la literatura enriquece la cultura de cualquier sociedad; y que de este modo, ésta se hace mejor y establece relaciones de mayor calidad.
   Los trajines, rechazando cualquier tipo de discriminación, asumen la equidad de género, el respeto y la tolerancia, la inclusión en la literatura de todas las personas sin importar su edad, sexo, condición física, social y económica; costumbres, preferencias sexuales, creencias religiosas o ideológicas.
   Los trajines piensan que la sociedad, incluidos sus gobiernos, deben apoyar las manifestaciones artísticas, en tanto que producen beneficios tangibles en el desarrollo de las comunidades.
Los trajines no hacen política ni polaca, ni pretenden lucrar con la literatura. Sí quieren vivir de ella porque, como todos, hacen tres comidas al día. Tampoco tienen ningún compromiso político, ideológico o religioso. Su compromiso es exclusivamente con la calidad, la excelencia, la originalidad y el rigor literario.
   El colectivo Trajín nació para promover y difundir la literatura en Xochimilco. Tiene muchos planes en el tintero. Actualmente, además de la publicación mencionada, realiza lecturas en espacios públicos (hasta en la calle se hizo en el pasado VI Corredor Cultural), y elabora un libro de relatos de amor de vecinos de la tercera edad, radicados en Xochimilco.
   Estos son los propósitos del colectivo Trajín, estos son esencialmente sus proyectos, aquí están, ante todos, para que quienes deseen sumarse a ellos se acerquen a esta labor, a este trajín.

Colectivo Trajín

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Total de visitantes

Escríbenos

Ponte en contacto con nosotros, esperamos tus comentarios y colaboraciones: colectivotrajin@gmail.com