lunes, 1 de julio de 2013

Un llamado de alerta sobre Xochimilco: lee el texto completo del reportaje de Proceso.

En el semanario Proceso de fecha 22 de junio de 2013 (no. 1912) se publica un reportaje muy interesante sobre los graves problemas que enfrenta Xochimilco.

Aquí está el texto publicado en la revista:

Xochimilco, rescate o muerte

Columba Vértiz de la Fuente


Si bien nos va, el Xochimilco que conocemos sólo existirá unos 40 años más. Pero los oriundos, como el periodista Fernando Legorreta, desde niños han escuchado acerca de las aguas contaminadas. Hoy los problemas son mayúsculos en todos los órdenes: asentamientos irregulares, sobrepoblación, aumento de la inseguridad, destrucción del sistema de chinampas, desaparición del ajolote, abandono de su zona arqueológica… Investigadores, especialistas, agrupaciones civiles dan la voz de alarma. Hasta podría perderse el título de Patrimonio Mundial de la Humanidad. ¿Y las autoridades? Sin un proyecto viable. Su delegado, Miguel Ángel Cámara Arango, dice: “Xochimilco está bien…”, más enfocado a la construcción de la Autopista Urbana Oriente.
MÉXICO, D.F. (Proceso).- Xochimilco –declarada Zona de Monumentos Históricos en 1986 durante la gestión de Miguel de la Madrid Hurtado, Área Natural por el expresidente Carlos Salinas en 1992, Patrimonio Mundial Cultural y Natural por la Organización de la Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en1987, y sitio Ramsar en 2004– enfrenta severos riesgos.
Son un sinnúmero sus problemas: el deterioro de sus chinampas, la desaparición del anfibio, la contaminación del agua por la falta de un sistema de drenaje, el desmedido crecimiento urbano regular e irregular y el hundimiento de la tierra por la explotación de sus mantos acuíferos…
La sociedad civil, agrupada en el Patronato Autónomo de Xochimilco (PAX), el Consejo de Fomento Cultural en Xochimilco, el Consejo Cultural de Pueblos Xochimilcas y el Centro de Estudios Históricos de Xochimilco y los cronistas, culpan a las autoridades federales, del Distrito Federal y de la delegación de “no actuar de inmediato” para resolver los conflictos en esta área privilegiada y “de no haber trasparencia es sus proyectos, aún no conocidos con detalle públicamente” para su rescate.
Concluyen que el legendario Xochimilco “está en abandono y en peligro de que se pierda totalmente el área de chinampas”, a pesar de que el Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, con ocasión de los 25 años del nombramiento de la UNESCO, creó en diciembre pasado una instancia llamada Autoridad de la Zona Patrimonial Mundial Natural y Cultural de la Humanidad en Xochimilco, Tláhuac y Milpa Alta, dirigida por el antropólogo Gustavo Alonso Cabrera, quien inicialmente solicitó 42 millones de pesos (mismos que le otorgó la Asamblea Legislativa del Distrito Federal), pero ahora en entrevista con Proceso señala que ese monto no alcanza, sino muchísimo más: ¡397 millones de pesos para el primer año! (Véase recuadro).
La confusión
La declaratoria de la UNESCO es confusa, dice Enrique Adrián Urrutia Méndez, presidente del Consejo de Fomento Cultural (CFC) en Xochimilco, porque se comparte con el Centro Histórico de la Ciudad de México:
“Inscribieron a Xochimilco junto con el Centro Histórico de la capital, entonces al principio se confundía con el Centro Histórico de Xochimilco, donde también tenemos edificios históricos como el templo y convento de San Bernardino de Siena, construido en el siglo XVI.
“Se debería de separar Xochimilco del Centro Histórico del Distrito Federal. Que sea un nuevo registro donde sus chinampas, los vestigios arqueológicos más antiguos y que tienen vida, y su red de canales, se consideren con claridad como patrimonio cultural. Las chinampas, un sistema de producción agrícola, no son naturales, es una estructura de cultivo creada por la mano del hombre.”
Según el libro La chinampa. Evaluación y sustentabilidad, de Erwin Stephan-Otto y Aurora Zlotnik Espinosa, “el origen de la chinampa es ubicado por especialistas en distintas épocas, algunos dicen que fue unos 200 años antes de la era cristiana mientras que otros las consideran un fenómeno más tardío –alrededor del año 800–, pero coinciden con el hecho de que tuvieron su apogeo entre 1400 y 1600, atribuido a dos circunstancias sociopolíticas: la caída del Estado de Teotihuacán y la presión del urbanismo de los mexicas”.
Efrén Romero Acuña, director del Centro de Estudios Históricos de Xochimilco, también cree que las chinampas, por ser antrópicas, deben ser catalogadas monumentos arqueológicos.
Los xochimilcas fue la primera tribu o familia nahuatlaca de las siete que salieron del legendario Chicomostoc (lugar de las siete cuevas) o de la mítica Aztlan, se lee en el Programa de Manejo del Área Natural Protegida. Ejidos de Xochimilco y San Gregorio Atlapulco, publicado por la Comisión de Recursos Naturales de la Secretaría del Medio Ambiente del D.F.
Las chinampas
El experto en chinampas y cronista de San Luis Tlaxialtemalco, Xochimilco, José Genovevo Pérez Espinosa, cuenta a este semanario que de la chinampa se genera toda una cultura que diferencia la región del sureste del D.F.:
“No sólo abarca Xochimilco, también Tláhuac y Milpa Alta. Es por esta importancia del cultivo y la generación de una serie de valores culturales que son herederos de nuestros antepasados xochimilcas y con la colonización readaptados a la vida católica, entonces somos un pueblo lleno de tradiciones y costumbres, muchas de las cuales están enfocadas con esta característica religiosa.”
Se queja de que las chinampas “están a punto de desaparecer por el crecimiento de la mancha urbana, la contaminación del agua y el abandono de las autoridades que no hacen lo suficiente para rescatarlas. Y en Perú, donde hay unas parcelas parecidas, están ayudando los gobernantes a mantenerla, ahí siembran papa, pero nuestro sistema chinampero es más rico, se siembra maíz, chiles, tomates, jitomates, lechuga, flores, en fin”.
Pérez Espinosa se ha opuesto al estacado de las riveras de los canales que hubo hace tiempo:
“Porque no sirve de nada, y si vamos a ver ya no existe, eso es cuando se construye la chinampa, se pone el ahuejote en la orilla y con el tiempo crece el árbol y con sus raíces abraza el bordo para que no se caiga, pero nuestros dirigentes administradores no entienden.”
Además, consigna, “no sabemos cómo se ha administrado el dinero que han conseguido para Xochimilco”.
Reclama que no existe un censo serio de chinampas. Cuenta que la Universidad Autónoma de México de Xochimilco realiza un registro, a través del arquitecto Alberto González Pozo, para realizar un catálogo.
“El arquitecto dice que hay 50 mil chinampas en Xochimilco y Tláhuac.”
El dirigente del CFC Urrutia Méndez también acusa a los propietarios de las chinampas:
“Cientos de compañeros sólo esperan el beneficio económico de la Comisión de Recursos Naturales (COREA). Meten sus programas y compran sus camionetas y se dan la gran vida. Les han dado millones y hay una proliferación enorme de invernaderos, con sus agrovenenos.”
Estudios realizados por investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) han revelado que de no preservarse la tradición chinampera, en 2055 desaparecerá, “se convertirá totalmente en un sitio urbanizado”.
Para Luis Zambrano González, titular del Laboratorio de Restauración Ecológica del Instituto de Biología de la UNAM, el escenario para que Xochimilco pierda la declaratoria de Patrimonio Mundial Cultural no está lejos, debido al incremento de asentamientos irregulares, la proliferación de invernaderos, la contaminación del agua y la extinción del ajolote.
La mancha urbana se ha convertido en un deterioro de la chinampa, delata Enrique Villanueva González, presidente del PAX, quien precisa que Xochimilco ya rebasa los 500 mil habitantes:
“Existen asentamientos irregulares, permitidos por la misma delegación, son cerca de 400. Como Patronato, nosotros queremos que los reubiquen, están en las zonas de chinampa y cerriles, la desforestación es cada día más terrible. Fuimos a la UNESCO en Francia, de alguna manera hemos tocado muchas puertas para que se recupere Xochimilco, y hemos hecho una verdadera cruzada en pueblos, barrios, colonias, porque nosotros debemos rescatar esto o va a morir.”
Explica que el PAX se reúne todos los lunes para trabajar en el rescate de Xochimilco y allí nació el Consejo Ciudadano de Pueblos, Barrios y Originarios de Xochimilco (CCPBOX), donde hay un representante de cada lugar:
“Estamos, de manera pacífica, presionando a las autoridades de que debemos rescatar áreas que pueden ser agrícolas y reubicar a la gente de los asentamientos irregulares.”
El actual delegado de Xochimilco, Miguel Ángel Cámara Arango, declara a esta reportera que niega que esté en riesgo la declaratoria de la UNESCO; además, asegura:
“No está mal Xochimilco…”
En mayo pasado, el Centro de Investigaciones Biológicas y Acuícolas de Cuemanco de la UAM-Xochimilco, liberó mil ajolotes jóvenes. El año pasado, la misma Secretaría del Medio Ambiente del D.F. puntualizó que el ajolote estaba en riesgo.
El agua
Urrutia Méndez, Pérez Espinosa y Villanueva González ven incorrecto que la irrigación de las chinampas se haga con agua contaminada:
“A Xochimilco lo han declarado en agonía desde los años ochenta, por eso el gobierno de entonces lo inscribió en la UNESCO”, dice Urrutia Méndez.
Pérez Espinosa explica que el agua potable que se consume en la Ciudad de México “está debajo de nuestras chinampas, debajo de nuestros cerros, el 30% de agua que consume el D.F. es de la zona sur, de ahí que hay que mantener estas chinampas antiguas”.
Villanueva González advierte:
“Tenemos algo más grave, más de 30 mil descargas fecales diarias a los canales.”
–¿No hay depuradores?
–No, cuando estamos en el siglo XXI, cuando existen maneras de recuperar el agua o zonificar el agua, pasarla por filtros; hay plantas tratadoras, plantas con ozonos. Existen los medios. Entonces, ¿qué sucede con nuestro gobierno…?
El ingeniero Manuel Olvera Mazariegos, fundador de una asociación civil llamada Cambio Climático Buen Entorno y Derechos Humanos, manifiesta que estuvo en el Parque Ecológico de Xochimilco “y ahí mismo, en esa agua hay contaminación, hicimos pruebas y tenemos los resultados , supuestamente es un lugar ecológico, y nadie dice nada”.
Según la organización, desde 1900 Porfirio Díaz entubó el agua desde Xochimilco para enviarla a la Ciudad de México, y debido a la sobreexplotación de los mantos acuíferos la tierra se está hundiendo. Detalla Pérez Espinosa:
“El acueducto aún existe, va desde San Luis Tlaxialtemalco, bordea los cerros de Xochimilco, sale al Estadio Azteca, continúa por División del Norte, avenida Nuevo León y llega hasta la colonia Condesa, son 32 kilómetros. Cuando se construye el acueducto, la misma agricultura chinampera se vino a demeritar y aparecieron problemas serios en los cincuenta y sesenta porque bajó el nivel del agua, después nos mandaron agua tratada, agua negra sin depurar. Hoy nos llega agua de las plantas tratadoras del Cerro de la Estrella y San Luis Tlaxialtemalco, que le hacen un tratamiento secundario, de esta última se envía agua a la zona chinampera y a un pozo en San Antonio Molotlan, le inyecta agua al subsuelo, pero si no la limpian bien, van a contaminar los mantos friáticos que hay en las entrañas de la tierra de Xochimilco.”

Barrio mágico
Xochimilco también forma parte de los Barrios Mágicos, “pero no tenemos una actividad turística como tal”, anuncia Urrutia Méndez, quien sigue:
“La Organización Mundial de Turismo considera que para que exista turismo, debe permanecer el turista por lo menos cuatro horas en un espacio diferente y utilizar dos servicios turísticos, ya sea transporte especializado, hospedaje, alimentos, en fin, y en Xochimilco lo único que tenemos es un paseo de dos horas por los canales contaminados.”
El centro de Xochimilco no luce bien debido al comercio ambulante, enfatiza Villanueva González:
“El PAX luchó para que a los ambulantes les dieran lugares dignos, por ejemplo, el mercado central de Xochimilco. Hay otros dos, los denominados número 44 y el 377, y tienen locales vacíos, pero la gente de la misma delegación dejó que se asentaran fuera del mercado para vender los mismos productos de adentro y entonces se hizo un pleito. Les cobran y no hay recibos ni nada, hay mucho dinero flotante.”
El PAX ha realizado varias marchas para que el Jefe de Gobierno del Distrito Federal atienda sus peticiones. Incluso, han cerrado la Avenida 20 de Noviembre en el Centro Histórico, “lo cual provocó un verdadero problema y fue como nos hicieron caso y empezamos a realizar mesas de trabajo con el subsecretario del Jefe de Gobierno, Juan José García Ochoa”.
El 3 de julio próximo vuelven a reunirse con éste, y para el 7 del mismo se manifestarán PAX y el CCPBOX en el Zócalo de la Ciudad de México. Pero hasta ahora no los ha atendido Mancera, se queja Villanueva González.
Ambas instituciones civiles se reunieron el 23 de mayo pasado con Cámara Arango, delegado de Xochimilco, y le entregaron un pliego petitorio con varios puntos, entre los cuales se encuentra el relativo a las invasiones de predios en la zona cerril de San Mateo Xalpa, Santa María Nativitas, San Gregorio Atlapulco, y zona chinampera nor-poniente de la cabecera delegacional.
También le solicitaron acciones como la recuperación y liberación de espacios públicos y reordenamiento y reubicación del comercio ambulante de la vía pública, desazolve, limpieza y recomposición de banquetas luminarias y alcantarillado de las calles existentes, y rehabilitación integral de los mercados públicos número 44 y 377, considerando también al mercado número 146 de Tulyehualco.
Lanzan al delegado, entre otras, estas preguntas:
“¿En qué espacio contempla asignar de manera definitiva, digna y viable a los productores agrícolas de pueblos y barrios de Xochimilco?, ¿qué tipo de proyecto se está ejecutando o realizando en el terreno de la antigua Arena Xochimilco ubicada en las calles de Circunvalación y Morelos?, ¿cuál es la situación actual en relación con la zona arqueológica del Cuahilama en Santa Cruz Acalpixcan?; y ¿cómo contemplan ejecutar su recuperación y resguardo?” (Ver recuadro)
Fernando Legorreta, de la revista Encuentro X, editada en Xochimilco, expone que en los últimos 10 años la inseguridad en esta delegación ha aumentado: asaltos a casas, robos de auto… Y arremete:
“Desde chico he escuchado todos estos problemas de Xochimilco, como la contaminación del agua, y nada se soluciona. Creo que no hay una conciencia clara del funcionario público de lo mínimo que debe hacer como autoridad.”
Así termina Pérez Espinosa:
“Andrés Manuel López Obrador, quien es experto en chinampas, acudió conmigo, pero tampoco hizo algo por estas islas agrícolas, y Marcelo Ebrard quería construir un ambicioso acuario en Xochimilco, el más grande del mundo, y me opuse porque aquí vienen a ver lo tradicional, lo antiguo.”
Por su parte, el investigador universitario Luis Zambrano enfatiza que el rescate de Xochimilco no se va a lograr sólo con recursos económicos, porque es fundamental que las autoridades muestren voluntad política y tomen en cuenta la posición de especialistas antes de autorizar la construcción de la Autopista Urbana Oriente, que según Cámara Arango es una alternativa de movilidad en la delegación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Total de visitantes

Escríbenos

Ponte en contacto con nosotros, esperamos tus comentarios y colaboraciones: colectivotrajin@gmail.com