miércoles, 14 de noviembre de 2012

Acá en la Nobel, al terminar el viernes


Acá en la Nobel, al terminar el viernes
Por Lola de Tequila
Un golpe azota a cada uno de mis compañeros, y le sigue otro y otro. El causante es el reloj de la escuela, el salón se ve oscuro, las voces de cada uno platicando con sus amigos, es un mar de rumores, la maestra está sentada pasando calificaciones, parece que la pluma la guía un juez escribiendo una sentencia, todos están impacientes por irse, todos guardan sus cuadernos apresurados, parece que estuvieran preparándose para escapar de una cárcel en el desierto, se escuchan los golpes de las plumas contra los estuches, dejan afuera libros y cuadernos para meterlos a los casilleros, se ve la impaciencia en el aire, se respira, se siente.
Nadie quiere esperar, suena el primer timbre, todos se preparan para huir, algunos despistados se olvidan que es el toque para que salgan los de primer año, el mar de ruido que estaba en el salón ha cesado para estar atentos al siguiente toque para salir, se escuchan a los chicos y chicas bajando las escaleras, riendo, burlándose, de los impacientes chicos de segundo y tercero, todavía presos, se escuchan los azotes de las mochilas contra las mesas, de los casilleros abriéndose y cerrándose, parece una espera de siglos, de pronto el toque de libertad suena, todos huyen como animales que estaban presos en diminutas jaulas, algunos se compadecen de nuestros compañeros de tercero, todavía esperando la libertad.
Algunos buscan a sus amigos de otros salones en el mar de estudiantes liberados, apenas se escuchan las palabras claramente de las conversaciones, todos corren rápidamente a sus casilleros antes de que haya más gente esperando en una cola para dejar sus cosas, dan el último timbre y salen disparados los de segundo al patio de enfrente, enseguida bajan los de tercero, algunos chicos de segundo se encaminan a la puerta para irse solos en camino a su hogar, otros tienen que volver a la espera, para algunos es corta, para otros larga como en mi caso, muchos se van con sus amigos, otros con sus novios o novias, algunos se quedan solos porque no tienen amigos, otros van a su círculo numeroso de amigos, yo me dirijo con Jimena, mi mejor amiga, veo cómo algunos chicos que se hacen llamar “populares”, olvidando ser los más detestados por innumerable gente salen para irse solos, pasa Plata, el don Juan, y a la par le sigue Paloma, con su melena de león, pasan indiferentes a las miradas felices por su ida.
Jimena espera a Julio, uno de tantos amigos de tercero, que llega con Orlando, un chico verdaderamente guapo, pero muy antisocial como su amigo, Orlando se va solo y Julio se queda siempre en la misma esquina de la mesa esperando a que lleguen por él, Jimena se ha vuelto su amiga y siempre lo espera para no dejarlo solo, empiezan a hablar, Jimena está feliz por una situación desconocida la cual intuyo perfectamente, empieza a platicar Jimena conmigo, Julio no dice una sola palabra, pareciera ignorar la presencia de la gente a su lado, pero de pronto Jimena se para, toma sus cosas y se despide de Julio y de mí, me dice que ya se va, Julio se queda conmocionado, apenas me conoce y no espera tener que hablar con alguien que no le interesa, el momento se hace incomodó, Andrea llega y empieza a hacer una platica efímera conmigo, ella permanece pensando en su chico o en sus videojuegos, me iría de allí, pero no soporto dejar a una persona sola y menos a dos.
Andrea se quiere sentar, me obliga a moverme al lado de Julio, empiezo a hablar con Julio, él no sabe de qué hablar, le preguntó sobre las materias, sobre su salida, él me pregunta sobre los exámenes, hablamos sobre deportes, sobre otras cosas, pero ahora Andrea se va, otro momento incómodo, me distancio de Julio, y volvemos a nuestra platica, pasa un buen rato y lo llaman a él, toma sus cosas y se despide, pero, de beso, algo que solo hacía con Jimena y ahora también conmigo, parece que me ha tenido confianza, volteo a ver a las otras mesas buscando a alguien con quien platicar, veo a Marisol una amiga de primer año, me acerco a ella, me pregunta sobre una amiga lejana, Vania, a principio de año éramos las mejores amigas, pero ahora todo ha cambiado, y pensar que solo han pasado tres meses desde el regreso a la escuela, platicamos sobre ella y luego la llaman, parece que me he quedado sola, solo pasan unos minutos antes de que me llamen, al parecer quedo en custodia de mis padres de nuevo, me liberó por un tiempo de la escuela, para regresar el lunes a primera hora, por extraño que suene no quisiera dejar ese lugar, pero ya es momento.
Salgo con mis padres, me subo al coche, este empieza a moverse y el retrato de la escuela desaparece a lo lejos….

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Total de visitantes

Escríbenos

Ponte en contacto con nosotros, esperamos tus comentarios y colaboraciones: colectivotrajin@gmail.com