jueves, 17 de enero de 2013

UNA TARDE EN EL PANTEÓN FRANCÉS de Maya Lima


Llevas al demonio
en cada letra de tu nombre,
en los ojos,
entre las cejas,
en la voz.

Dejas la guarida
arrastrándote entre los sepulcros
de los poetas del mundo
para encontrarme
cargada de flores
y con las luces de un arcoíris
desbordando mi ombligo

No exageres,
deja de lloriquear,
pues el único fin
debe ser domar mi cuerpo
conjurando las piedras del camino,
abrir las fauces cercanas
a tu vientre
y dejar escapar
el rugir de los eclipses
en el fondo del paraíso

Niégame tres, mil veces
las llaves del reino del infierno.
No me mires
no me beses
suelta mi mano
deja tu canto de borracho
en la banqueta
y la sonrisa de sicópata
colgada en la próxima puerta

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Total de visitantes

Escríbenos

Ponte en contacto con nosotros, esperamos tus comentarios y colaboraciones: colectivotrajin@gmail.com