domingo, 9 de diciembre de 2018

Romancero ciudadano, de Antonio Alonso Catalán



Vándala, presuntuosa irrespirable, la Ciudad de México, la vida cotidiana en sus rincones, la desorganización de sus calles, los viajes indispensables para arribar en punto a la escuela a pesar del tráfico, la gente aprovechada y la agotadora lucha contra éstos y más inconvenientes urbanos, es lo que impulsó a Antonio Alonso Catalán a escribir su Romancero ciudadano. Con una visión crítica de la sociedad, la ciudad misma y nuestro país en general, y un tono que va de lo humorístico a lo  burlón, pasando por la ironía, el sarcasmo e incluso la insolencia, nuestro poeta tuvo que elegir la forma más apropiada para deshacerse de sus quejas (que a tod@s nos aquejan). Había que jugar con las palabras, con el ingenio para decir ligeramente lo que es profundamente pernicioso, y muy acertado fue que, entre los cantos populares como las décimas, los corridos, los refranes, haya seleccionado el romance con sus musicales octosílabos y rimas asonantes traviesas, que además de cantar, divierten, incomodan y desenmascaran. Y como nuestro escritor afirma: “Creo que una de mis mayores búsquedas en este libro fue justamente incomodar, burlarme, ser un pequeño mosquito en quienes se den cuenta que les queda el saco”.

Andrea Montiel

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Total de visitantes

Escríbenos

Ponte en contacto con nosotros, esperamos tus comentarios y colaboraciones: colectivotrajin@gmail.com